Archivo

 


José Manuel Rodríguez

Moderador de radio y publicista. Conocedor e investigador del rock latinoamericano.

 


 

P: ¿Cómo empezó esta aventura de Radio Latinoamericana?
José Manuel: Este proyeto nació en los años 92-93, había un espacio dentro de la radio comunitaria de Hamburgo, el Offener Kanal, para hacer algo sobre América Latina, y entonces empecé con un compañero peruano, Miguel Angel, a hacer un primer programita de Rock latinoamericano. El programa anduvo bien, se escuchó, gustó... y a la temporada siguiente nos dieron la oportunidad de hacer más programas; luego, este compañero dejó la radio y se dedicó a hacer televisión, y después se fue acercando más gente que tenía ganas de hacer cosas, porque lo que hay que tener es ganas, puesto que no se paga. Y la idea fue creciendo y hoy hay más de 20 programas dedicados a América Latina y España. Y creo que no nos va mal, en concreto, el grupo latinoamericano es el más vivo en esta historia, el que más se mueve.

P.: ¿Pero no sois un grupo fijo y cerrado?
J.M.: No, no, no, para nada. Hay programas con líneas muy diversas, aunque nos intentamos coordinar. Para que te dejen hacer un programa hay que presentar una propuesta que tiene que ser interesante, viable y con un objetivo muy claro, porque propuestas hay cualquier cantidad, y en concreto el canal abierto de Hamburgo (en Alemania hay 180) es bastante selectivo. Y si te dan una oportunidad pero no genera atención, pues el programa estará un año y punto. Actualmente el canal de radio tiene 120.000 oyentes al día, lo cual es bastante. Y además la gente que lo escucha sabe muy bien lo que quiere, hay información y música que uno no oye normalmente en la radio convencional.

P.: ¿Y cómo os financiáis para hacer el trabajo si no se paga?
J.M.: Bueno ésa es la cuestión también. Cada uno tiene que ver la forma de financiar sus proyectos. No lo podemos hacer con propaganda al aire porque es una radio comunitaria y no está contemplado, pero ahí está el organizar conciertos, charlas, presentaciones y conseguir sponsors. Nosotros trabajamos mucho con las disqueras en las promociones de los artistas y lo hacemos a través de la radio. Porque ésa es la otra repercusión que hemos tenido, las compañías disqueras o personas que trabajan en la cultura nos conocen y saben que estamos especializados y cuando necesitan promover un artista o algo, nos llaman y nos preguntan. Además ya hace tres años que comenzamos a organizar fiestas y siempre se recauda algún dinero, y luego está el tema de la música, el traer a artistas y organizar giras y conciertos. Todos los años vamos al Womex, que es un festival de músicas del mundo muy grande, para ampliar nuestros contactos y poder luego invitar a artistas latinoamericanos y no sólo para dar un concierto.

P: ¿Y es todo música lo que hacéis?
J.M.: Música, cultura, literatura, información, charlas con invitados, de todo un poco... La idea básicamente fue dar a conocer nuestra visión de la realidad latinoamericana. Aquí en Hamburgo hubo un movimiento de solidaridad muy fuerte con América Latina en los años 70, esto perduró hasta fines de los 80 con el tema de Chile, con Nicaragua, con Cuba, con México..., pero lo que nosotros, latinoamericanos, siempre vimos fue que a la hora de hacer actividades, encuentros... éramos el número exótico, como que eran los alemanes los que hablaban y contaban, y nosotros, que veníamos de allá y conocíamos de qué se estaba hablando, estábamos relegados al momento final en que nos poníamos el ponchito, el charanguito y cantábamos. Y bueno, comenzamos a darnos cuenta de que primero, tenemos un montón de cosas que decir, y segundo, que en muchos casos no estamos de acuerdo con gran parte de las interpretaciones que se hacen de nuestra realidad: el tema del eurocentrismo es muy fuerte todavía aquí, incluso en gente que se cree progresista y de izquierdas. Y así comenzamos a dar nuestro propio punto de vista sobre cosas que estaban ocurriendo en nuestros países, y eso fue lo novedoso e interesante, que éramos latinos hablando sobre América latina.

P: ¿Y sabéis cuál es vuestro público? ¿son alemanes o más bien latinoamericanos?
J.M.: Sí, mira, tenemos mucho público alemán, la mayor parte, hasta tal punto que ahora la mayoría de las producciones las hacemos en alemán, porque empezamos a recibir cartas, mails, comentarios de personas que nos decían: "fantástico, muy linda la música que pasaron, lástima que no entendí lo que contaron al respecto", y claro la idea no es sólo pasar música sino contar sobre la tradición, sobre el origen, sobre los ritmos, sobre los músicos que han participado en la grabación...Y algo fundamental en todo esto fue el tema Cuba, con el Buenavista Social Club que ha sido un boom en Alemania, porque Wim Wenders es un director alemán. Y nosotros aprovechamos el interés que suscitó esta música y la predisposición que había, para decir, bueno un momento, América Latina tiene mucho más que ofrecer, miren lo que hay en México, miren lo que hay en Argentina, miren esto de Colombia y siempre tratando de mostrar tendencias, géneros o artistas que no están dentro del "mainstream", que tienen una profunda significación para nosotros y que aquí no se conocen.

P.: ¿Y te sientes bien haciendo el programa en alemán?
J.M.: Es extraño... Primero, es muy difícil bajar del terreno de los pensamientos al terreno del habla. El lenguaje nos traiciona porque representa el 50% de lo que en realidad sentimos y quisiéramos decir. Segundo, hacerlo en otro idioma; me cuesta mucho encontrar la frase que encierre el sentido de lo que quiero decir, es mucho buscar, preguntar... Con mi compañera me siento y miramos las traducciones, es un trabajo más, pero es interesante también, porque yo quiero que los alemanes tengan la posibilidad de acceder a esa otra cara de América Latina que aquí no tienen la oportunidad de conocer por los grandes medios. Y es muy alentador, cuando nos encontramos con gente, las felicitaciones, los comentarios, las críticas...

P.: Sí, que ves que hay comunicación...
J.M.: Sí, hay un feed-back, hasta tal punto que no quiero hacer más programas con teléfono en el estudio porque me vuelven loco y no puedo concentrarme en lo que quiero hacer. Y de hecho tuvimos problemas con el Offener Kanal por ese tema, porque no dábamos teléfono de contacto y llamaba mucha gente y ellos nos dijeron que no eran secretarios nuestros, pero eso, por otra parte, significa que cada vez hay mayor aceptación y resonancia, y por esto nos han ido dando más espacios.

 

P: No os dividís por países, en ese sentido funcionáis bien entre todos...
JM.: No, nada, lo que tratamos siempre es dar un panorama general de América Latina. Yo soy argentino y hago mucho sobre Argentina, pero no puedo concentrarme sólo en eso. Como te decía, la idea que nosotros queremos mostrar es más teniendo a América Latina como conjunto. Además las supuestas divisiones que mucha gente cree que existen entre nosotros no son tantas, otra cosa son las líneas políticas y quién ha escrito la historia y cómo, pero cada vez nos estamos dando más cuenta de que estamos todos en el mismo barco, de que somos víctimas de lo mismo y eso ha procurado toda una serie de encuentros y acercamientos entre nosotros, latinoamericanos. En definitiva, no nos queda otra.

P: ¿Tenéis contactos con gente allá que trabaja con vosotros?
J.M.: Sí, sí, en La Habana, en Perú, en Chile, en México, en Argentina... A través de la radio hoy y con internet es muy fácil contactar con gente y hay varias organizaciones de radios alternativas donde hay mucho intercambio de material, de información. Ahora, por ejemplo, nosotros estamos por subir los programas a un servidor en Londres, a un sitio que se llama OneWorld Radio, donde hay radios comunitarias de todo el mundo, y tiene una sección de América Latina en la que puedes escuchar online muchas producciones de diferentes países. Y bueno, a través de esta gente... y además siempre hay alguno de nosotros que viaja... Yo estuve ahora en Argentina y me la pasé viajando y visitando a gente para enseñarles nuestro trabajo y contarles nuestros planes y ellos a su vez comparten su material. Sí, hay mucho intercambio, y lo mismo entre las radios dentro de Alemania.

P.: ¿Y cuáles dirías que son los espacios que dentro de esta oferta lationamericana más le interesan al público?
J.M.: Lo que más llama es, por supuesto, el tema de la música. Ahora nosotros tenemos que ver cómo a través de la música podemos ir metiendo otros temas. Yo, por ejemplo, uno de los espacios que hago está dedicado al rock latinoamericano, y este rock siempre desde sus inicios fue muy rebelde, muy censurado, hoy todavía lo es, porque levanta el testimonio de muchos jóvenes, con todos sus problemas: drogadicción, falta de perspectivas, delincuencia, y esto lo recoge el rock. No es posible entender a América Latina sin pasar por el rock; además con muy buena música, que no tiene nada que envidiar a los grupos americanos o ingleses, es más, cada vez está teniendo mayor entrada en los EE.UU. y tambien en Europa. Entonces a colación de sus temas es como que nos vamos metiendo en la realidad social de nuestros países. Y además hacemos programas de información sobre la situación política, intentamos ser portavoces, contar de alguna forma lo que estamos sufriendo allá por una política que se decide acá, una política que, en definitiva, cualquier ciudadano alemán con el poder de su voto puede modificar o influir.

P.: Entonces estás bien con tu trabajo, con lo que haces, no quieres volver...
J.M.: Me encantaría, desde el punto de vista económico me arreglaría para sobrevivir, pero hoy yo ya no decido solo... con mi niña y mi compañera, y además yo milité toda mi vida en Argentina y militar políticamente en nuestros países sigue siendo peligroso. La verdad, no se me plantea... El hecho para mí fundamental es tratar de ser útil, entonces aquí somos bastante útiles, en ese sentido no me olvido de aquello, no estoy aquí paseando por los restaurantes y yendo de vacaciones a la playa, sino que intentamos dar a conocer esa situación y por otro lado mostar todo ese lado positivo, creativo que tiene América Latina a pesar de las dificultades. Lo que digo siempre: nosotros estamos sembrando. Yo trato de que mi nena y sus amigos, la gente que conozco y donde puedo tener influencia, tengan conciencia de estas cosas, qué sé yo, a la edad que tenemos nosotros ya no somos promesa, serán ellos los que recogerán si es que hay algo que recoger...



 

Direccion de contacto: radiolatinoamericana@gmx.net

Puedes escuchar aquí.un programa que hicieron en marzo de este año dentro de la Weltmusiknacht: Lateinamerika - mehr als Samba und Salsa. Para ello necesitas tener instalado Real Player, un software gratuito, que puedes descargar en esta dirección.

Offener Kanal Hamburg
Frecuencias: Antena FM 96.0 MHz
Cable 95.45 MHz
Mayor información sobre la programación latina del Offener Kanal:
www.offener-kanal-hamburg.de