Archivo

   

El cierre del Offener-Kanal de Hamburgo

Mayo, 2003

Asunción V. Hermida

   


 

El gobierno de Hamburgo ha elaborado un proyecto de ley para regular el sector de los medios de comunicación.

La aprobación de este texto legal supone la desaparación del Canal Abierto (Offener-Kanal) de Hamburgo desde el 1 de julio de 2003. Se proyecta, en cambio, la creación de una nueva institución la Hamburg Media School, un centro de estudios de nivel superior y carácter privado, cuyas tasas de matriculación serán elevadas y para un número reducido de estudiantes. Para financiar esta escuela se van a vender algunas de las frecuencias de que ahora dispone el Canal Abierto y además se prevé la creación de un nuevo "Canal ciudadano" que emitirá aquellos programas que previamente autorice la dirección de esa escuela y que considere adecuados, según unos principios no claramente establecidos.

Como consecuencia de esta legislación, se suprime el Canal Abierto en su concepción actual, es decir, una plataforma democrática, la única en este Estado que permitía a sus ciudadanos, no sólo ver televisión y escuchar radio, sino también hacerlas, es decir, producir directamente los programas.

Los Canales Abiertos constituyen una iniciativa loable en el sistema alemán de medios de comunicación. Al igual que en Hamburgo existen en otros Estados alemanes. El que tenemos aquí lleva funcionando 15 años y ha reflejado en este tiempo la variedad cultural (con emisiones en quince lenguas) de Hamburgo, un Estado que presume de su identidad pluricultural y de su proyección internacional.

Un rápido repaso a la programación del Canal Abierto revela que los colectivos sociales menos representados por los medios de comunicación estándar, tanto públicos como privados, encontraba en este canal un espacio privilegiado de expresión.

En concreto para las personas interesadas en la lengua española y las culturas y sociedades hispanas, este canal brinda la posibilidad de practicar el castellano, al emitir en parte en esta lengua, así como de ampliar los conocimientos de música, sociedad, política o literatura.

La nueva ley proyecta un futuro incierto sobre la oferta cultural que quedará en manos de la nueva institución mediática y, en cualquier caso, conlleva dos consecuencias negativas:

- una pérdida de la independecia para los nuevos programas, que quedan supeditados a los intereses del mercado y no a la libre participación de los ciudadanos;
- la desviación de fondos públicos (el impuesto por el uso de la radiodifusión) para financiar un centro de carácter privado y elitista, y su nueva oferta cultural y educativa no democrática;

Resulta preocupante la evolución político-social que el gobierno de Ole von Beust está generando en Hamburgo. El cambio legal del que hablamos es, por una parte, una nueva muestra de desprecio de este gobierno por una realidad social evidente: Hamburgo es el Estado federal alemán con mayor porcentaje de residentes de otras nacionalidades. No se trata de extranjeros ni extraños, sino de ciudadanos que contribuimos a la financiación del sistema público y que, por tanto, nos alegramos de ver representada su riqueza cultural.

Por otra parte, es un ejemplo más de la política privatizadora que está desmontando el actual sistema social alemán. Por todo ello, queremos apoyar desde este espacio la inicativa ciudadana surgida contra el cierre del Canal Abierto y que está reuniendo firmas para elevar al Senado una petición popular.

Si te interesa conocer más información sobre este tema, puedes consultar la página web que ha creado el Foro de Usuarios del Canal.

 

arriba