Archivo

Marzo, 2002

Día internacional de la mujer en Hamburgo

"Juego sucio.
Las mujeres pagan por la globalización
"

El pasado 8 de marzo, con motivo de la celebración del día internacional de la mujer, se manifestaron en la calle unas 3.000 personas, casi en su totalidad mujeres. Esta cifra es diez veces superior a la habitual en los últimos años. La causa de una participación tan alta se debe al cambio en la política social del nuevo gobierno conservador.

Éste prevé reducir drásticamente el apoyo financiero a muchos proyectos llevados a cabo por grupos de feministas y lesbianas, de los cuales hay un gran número y variedad en esta ciudad. Si políticamente estas asociaciones se definen como "autónomas", en lo que respecta a su economía dependen en gran parte del Estado. Sólo para este año se pretenden reducir las subvenciones hasta un 50%, lo que implica la imposibilidad de pagar alquileres, personal, etc. Afectados por esta nueva política social hay múltiples proyectos: de Amnesty International for Women, otros relacionados con las residencias de acogida a mujeres maltratadas, algunos con temas de encuentro e intercambio intercultural o de formación específica para mujeres (Bildungszentrum DenkTräume).

La rabia de los diversos grupos convocantes era evidente en sus pancartas (Transparente), eslóganes y discursos.

 

¡Basta!

Ataud para el entierro del proyecto BAFF

"¡Rebajas!
Todas las mujeres
un 30% más baratas"

Quizás la necesidad de supervivencia a la que se enfrenta la labor social de estos colectivos explique el marcado carácter regional de la manifestación y la pérdida de referentes internacionales. La situación de la mujer en otros países no fue visible: no hubo menciones, carteles o acciones como las que se realizaron en otros países para salvar la vida de la nigeriana Safiya Hussaini. Lo internacional se limitó a la presencia de algunas mujeres inmigrantes y de colectivos que trabajan por la mejora de sus condiciones de vida. Demasiado poco para un día que nace de una historia de lucha común por la igualdad de derechos de las mujeres más allá de las fronteras.

 

Desde una perspectiva no alemana, también puede resultar extraña la importancia de los grupos lesbianos dentro del movimiento feminista, de tal modo que la convocatoria del acto se hizo bajo el siguiente lema: "Manifestación de Mujeres-Lesbianas (FrauenLesben) contra la locura ahorradora del senado de Hamburgo, la violencia masculina y la militarización." Y en este sentido también la radicalidad en la relación con los hombres, a los que se pidió al inicio de la manifestación que permanecieran al margen, ya que era de mujeres. Petición bastante ridícula, si se tiene en cuenta el escaso número de ellos que había y su implicación positiva.

 

 

Sin embargo, más preocupante me parece la escasa atención informativa que ha recibido este día en general en la prensa y los medios de comunicación alemanes, - menor, por ejemplo, que en España -, y en el caso de Hamburgo, más sorprendente todavía, debido al cambio regresivo en la política social sobre temas de la mujer. Un repaso a los periódicos, de nivel nacional o regional, da un resultado desolador: ninguna mención en portada, los artículos aparecen en las secciones de cultura o sociedad y han tenido un carácter poco político y más de opinión. Esta muestra de indiferencia podría reflejar una maravillosa situación social en la que se hubieran resuelto muchos de los conflictos de desigualdad de género.

 

Lamentablemente, la realidad es otra. Los progresos más evidentes tienen lugar en el terreno de lo verbal y lo formal: si, por ejemplo, en las ofertas de empleo público se incluye siempre una claúsula sobre la preferencia de contratación femenina a igualdad de méritos, en la práctica los elegidos suelen ser varones. El mejor ejemplo para ello es la Universidad: dentro de la Unión Europea, Alemania ocupa el antepenúltimo lugar en porcentaje de investigadoras y también de catedráticas, bastante por debajo de España. Asimismo merece la pena mencionar las críticas que ha recibido Alemania de la Comisión Europea por el escaso apoyo que se da a la mujer para compatibilizar la familia y el trabajo; es, por ejemplo, muy conocido el reducido número y el elevado precio de las guarderías en este país, lo que obliga a tener que decidirse por uno de los dos, en general, el trabajo.

 

"¿Asesoramiento? No sin mi marido."

 

Enlaces de interés

- Frauen-News, sitio de temática feminista muy completo y actualizado, información nacional e internacional y especial atención a Hamburgo.

- Algunas mentiras sobre la igualdad de derechos en España.

D.Zunker/A.V.Hermida

Arriba I Volver