Galería de personajes Ventana de opinión Literatura en la distancia Viaje sentimental
Portada

 

Mina nació en Irán. Con 8 años se mudó con sus padres a Venezuela y vivió allí hasta terminar el colegio. Siempre quiso venir a vivir a Alemania, país que conocía porque tiene aquí familia y al que viajó varias veces de pequeña. Le parecía que Alemania era un país con una buena calidad de vida. Ahora con 21 años se prepara para empezar la Universidad en Hamburgo.

Detlef: ¿Y has venido sola?
Sí, mis padres siguen en Venezuela, pero tengo aquí primos y vivo con ellos.

D: ¿Cómo es que siempre habías pensado en venir a vivir aquí? ¿Qué te atraía de Alemania?
No sé exactamente por qué. A mí nunca me gustó vivir en Venezuela, como me llevaron de chica y yo no entendía por qué estaba allí, sólo ahora al llegar a Alemania empecé a valorar Venezuela, y claro que valoro muchas cosas de allí, todo lo que he aprendido...

D: ¿Dónde vivías?
En Caracas. No es seguro vivir allí, eso me afectó y entonces Alemania lo veía como un país seguro, adonde además tenía posibilidades de venir porque tenía familia.

D: ¿Y cuánto tiempo llevas aquí?
Un año y tres meses, y me gusta. Yo creo que estoy en una edad en que uno se puede amoldar fácilmente. Tengo mi país, que es Irán, al que amo mucho, pero siento como que ahorita podría estar en cualquier lugar del mundo. Hago amistades rápido, no tengo problemas. Claro hay momentos en que una está triste, que quiere gente a la que conoce, pero bueno...


D: ¿Cómo has mantenido tu contacto con Irán? ¿Has viajado allí?

Sí, la última vez fue hace dos años, ahorita con los estudios, pues no se ha dado. Tengo la mayoría de mi familia allá. Sí, tengo contactos buenos, pero claro, cuando voy para allá no me siento 100% iraní. Mis padres también han mezclado las culturas en la educación. A veces una se siente confusa porque no sabe qué decir, cómo van a reaccionar.

D: ¿Qué lengua hablabais en casa en Venezuela?
Persa, siempre hablamos persa.

D: Y con tu padres sigues hablando en persa...
Sí, siempre persa, bueno alguna palabra la meto en español, porque no la sé en persa; leer y escribir se me ha olvidado un poquito. Sé escribirlo, pero cometo errores, o a veces horrores, jajajaja.

D: Irán ha cambiado mucho desde que te fuiste ¿no?
Sí, he visto cambios.Yo cada vez que he viajado allá, he visto un poquito más de "libertad", pero claro no los cambios fundamentales: que la religión no sea parte del gobierno, eso es lo que no me gusta, siento que la gente ha confundido la religión y la política y lo que es uno como ser humano: si tu rezas eres buena persona, si no, no; si llevas velo lo mismo. Así se han creado dos bandos. Pero es difícil que cambie ese gobierno, no sé qué poder de verdad está detrás de ellos. Yo me pongo a pensar y hay mucha gente con una fe inmensa, muy fanáticos que ya han creado ese odio entre sí...

D: No te imaginas viviendo allí...
No, ahorita no me veo. Hay gente que dice "si cambia el régimen yo vuelvo", pero yo en sí tampoco lo puedo decir, porque siento que aunque cambie el gobierno y las leyes, la mentalidad seguirá la misma.

D: ¿Cómo te sientes entonces en cuanto a tu nacionalidad?
Eso es algo a lo que yo todavía no puedo responder. En serio. Yo siempre decía: yo soy iraní, cuando estaba en Venezuela, y ahora que estoy en Alemania, pues pienso en esa parte mía de Venezuela, pero todavía no puedo responder si soy 40% venezolana y 60% iraní. No puedo decir soy venezolana, porque tengo muchas cosas en mí, culturales, que son iraníes.

D: ¿Por ejemplo?
Pues no sé, la comida, por ejemplo, y el modo de tratar a los invitados. Como cuando Lorena viene a casa:
¿Quieres un jugo?
No gracias.
Pero estás segura de que no quieres tomar un jugo.
..
En Irán si viene un invitado pues tienes que ofrecerle e insistir, bueno, más bien ni preguntar, sino llevarle cosas y que él escoja. Cuando uno va a Irán y te ofrecen algo, uno tiene que decir a la primera no gracias, y a la segunda, no gracias...

Asun: Sí es verdad, es un tema muy diferente en Alemania porque nunca llega la segunda invitación, si dices que no, pues es que no, y ahí te quedas con cara de tonto sin tomar nada, jajaja.
Sí es verdad, pero a veces también en Irán es complicado, porque realmente no quieren nada y a veces no lo sabes, jajaja. En fin, hay cosas que la gente nota en mí en mi relación con esas culturas, que ni yo noto. Voy a Irán y actúo de una manera en que la gente me dice se nota que vives en otro lugar; en Venezuela, pues al hablar no, por el acento no, pero en otras cosas, sí, en lo conservador por ejemplo, con mis amigas se veía la diferencia, no era un choque cultural, pero se percibía.